Un lugar sin lugar

Èlia Viader

Soy Èlia.

Mi vocación son las prácticas meditativas.

El acompañamiento que ofrezco es personalizado y orientado a la experiencia. Mi enfoque es inclusivo e interdisciplinar. Va a ser un placer ofrecerte mi mano como apoyo.

Meditación y yoga.

Generar espacios de quietud. Atender nuestro mundo interior. Calmar la fluctuación mental. Buscarnos. Reconocernos. Explorar, mover y expandir las posibilidades de nuestro cuerpo. Escuchar la sensación. Alargar la sensación placentera. Encontrar nuestro equilibrio que es de naturaleza cambiante. Adaptarnos. Incrementar la espontaneidad. Sonreír. Encontrar nuestro compás. Escuchar el sentir. Sorprendernos por la alegría "sin objeto". Desapegarnos de lo prescindible. Sencillez. Soltar, soltar, soltar. Dejar de controlar. Confiar. Sentirnos liberados. Sentirnos abrazados por el momento presente. Sensibilizarnos a nuestro entorno. Sonreír más. Disfrutar de las cosas buenas que nos aporta la vida.

Lectura de cartas.

Uso los símbolos para permitir que un estado de calma y quietud aflore, para aflojar la fluctuación interior, para reflexionar y explorar. La mente trabaja con palabras, pero también con imágenes y sensaciones. El uso de las cartas nos permite abordar situaciones y temáticas sin la mediación conceptual y racional. Experimentar la experiencia tal como la tenemos integrada. Las cartas son también una herramienta efectiva para considerar las oportunidades, dificultades y factores diversos implicados en un contexto concreto. Enfoco las lecturas des del momento presente, aunque también nos pueden ayudar a validar el pasado y a tomar decisiones.

"There is a virtue in cultivating contentment and appreciation, regardless of how much or little we have. [...] Tension and anxiety create a barrier to awareness." Penny Billington, The path of druidry

···

"Ambos, lo objetivo y lo subjetivo, son cambiantes y transitorios. No hay nada real en ellos. Encuentre lo permanente en lo efímero, halle el factor constante en toda experiencia." Sri Nisargadatta Maharaj, Yo soy eso, Capítulo 31